Resumen

Photo: Fitria Rifkin

Photo: Fitria Rifkin

 

¿Cuánto nos falta para alcanzar la Gobernanza de la Tierra Centrada en las Personas?

Director de la Secretaría y Coordinadores Regionales de ILC

Los miembros de la Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra comparten un objetivo: concretizar la gobernanza de la tierra centrada en las personas. Esto significa poner a aquellos/as que viven en y de la tierra en el centro de la toma de decisiones. Demasiado a menudo, estas personas están excluidas de las decisiones sobre su tierra por otras personas poderosas. Los sistemas políticos y económicos que permiten que unas cuantas personas poderosas decidan sobre las vidas de muchas otras perpetúa la injusticia y la desigualdad. Conseguir nuestro objetivo demanda un cambio estructural sistémico.

Hemos hecho algunos progresos. Por ejemplo, en la disposición de gobiernos para establecer metas globales sobre gobernanza de la tierra con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): éstos demuestran lo lejos que el mundo ha llegado en el reconocimiento de los derechos a la tierra como indispensables para luchar contra el hambre y la pobreza. Estamos orgullosos/as de haber contribuido a este conocimiento.  

A pesar de este progreso, la realidad en muchos países se mantiene sombría. Las  últimas cifras de FAO muestran que el hambre está de nuevo aumentando. CIVICUS informa que el espacio para la acción de la sociedad civil está “cerrado, reprimido u obstruido” en 109 países. Los últimos tres años han sido los más mortíferos registrados para las personas Defensoras de la Tierra y el Medioambiente, con 207 personas defensoras asesinadas únicamente en 2017; 23 de estas personas defensoras eran miembros de ILC. En Guatemala, seis líderes y lideresas de CODECA y tres de CCDA perdieron la vida sólo en 2018.

La creciente violencia y represión pone a prueba nuestro mandato, pero también muestra cuán importante es que, como red, apoyemos a nuestros miembros en su lucha por los derechos a la tierra. Este informe resalta éxitos en el desarrollo de oportunidades para que miembros de ILC puedan conectar, movilizar, e influenciar y crear las condiciones para un cambio sostenible de larga duración. También presenta cinco desafíos importantes para tal cambio y cómo pretendemos superarlos de forma conjunta.


Éxitos Memorables

Conectar: ILC conecta a miembros entre ellos y con agentes de cambio más allá de la Coalición, creando oportunidades para el diálogo, el aprendizaje mutuo y la acción conjunta

ILC está en un punto de inflexión: no es sólo una red de miembros, sino que también estamos convirtiéndonos en una red de plataformas para la acción, cada una de ellas con su propia estrategia, membresía, gobernanza y facilitador. Adicionalmente a las ya bien establecidas plataformas regionales, ha emergido una cuarta plataforma regional, con una masa crítica de miembros en Europa, Oriente Medio y el Norte de África. En 29 países, miembros de ILC se unen en Estrategias Nacionales de Involucramiento (ENI), mientras 34 plataformas de Iniciativas Basadas en Compromisos (IBC) permiten a los miembros aprender unos de los otros y abogar sobre particulares temas de interés común. Durante este trienio, las plataformas ENI conectaron 213 organizaciones, incluyendo 145 miembros de ILC, y las plataformas IBC conectaron 493 organizaciones, 393 de ellas miembros de ILC. Globalmente, la red ILC avanzó para llegar a estar más conectada estructuralmente con su red hermana, la Global Land Tool Network (GLTN), con los pasos para este avance definidos en un memorando de acuerdo conjunto.

Las plataformas lideradas por miembros están también desarrollando la confianza con agencias gubernamentales y contribuyendo a construir democracia desde abajo. Algunas están atrayendo financiamiento, siendo así más independientes en lo financiero de ILC, y muchas están inspirándose en la diversidad de la Coalición para incluir miembros internacionales como por ejemplo FAO, FIDA, GLTN, Oxfam, DWHH y Trocaire. Estas plataformas son, ellas mismas, agentes de cambio. A medida que crecen y son más fuertes y más inclusivas, son más eficaces presionando por una transformación de larga duración para la gobernanza de la tierra.


Movilizar: ILC moviliza miembros con las capacidades para la acción informada y eficaz

ILC ha realizado un gran salto en el aprendizaje de miembro a miembro, incluyendo la cooperación Sur–Sur. Las plataformas lideradas por miembros se han beneficiado de oportunidades de desarrollo de capacidades y de herramientas como el Centro de Aprendizaje  (Learning Hub), en el sitio web de ILC. El Centro presenta más de 100 relatos exitosos de nuestra membresía en relación con su trabajo para lograr los 10 compromisos de ILC y mostrando sus capacidades, con ello formando ahora la espina dorsal de oportunidades de aprendizaje de la Coalición.

Un ejemplo entre muchos es la Iniciativa de Aprendizaje para la Protección de Tierras Comunitarias, liderada por Namati e IIED. Esta iniciativa une a miembros de cinco países ENI en una experiencia de aprendizaje, de un año de duración, para asegurar los derechos comunitarios a la tierra. Las IBC están también ganando reconocimiento como centros de innovación y puntos de referencia más allá de la red ILC, como la Iniciativa de Pastizales, facilitada por ILRI,relacionada con pruebas y adopción de la gestión participativa de pastizales.

Otro ejemplo es el Constructor de Red (Network Builder), lanzado en 2018, y que se concentra en el fortalecimiento de las capacidades institucionales de los miembros, incluyendo un programa de liderazgo llevado a cabo por Procasur en ALC, Maliasili en África y AFA en Asia. Hasta el día de hoy, se han beneficiado 55 personas líderes existentes y potenciales de organizaciones miembro.

ILC ha dado también grandes pasos para liberar el poder de la información. La Iniciativa Dashboard incluye un marco de monitoreo, de 30 indicadores, para medir la gobernanza de la tierra centrada en las personas y para monitorear el progreso hacia los ODS. Pruebas en Colombia, Nepal y Senegal tienen a miembros llenando vacíos de información con datos generados por la ciudadanía, lo que ha  abierto el diálogo y la colaboración con oficinas de estadística nacionales.

El Dashboard complementa otras iniciativas de datos establecidas por ILC y sus socios, incluyendo Land Matrix y LandMark. Land Matrix es todavía la referencia principal en información sobre transacciones territoriales, e incluye actualmente cinco Observatorios de Tierras Nacionales. Desde su lanzamiento en 2016, LandMark, en colaboración con más de 70 organizaciones, ha mapeado el  12.4% de la tierra del planeta, de una estimación de un 50% o más perteneciente a Pueblos Indígenas y comunidades locales.


Influenciar: influencia a tomadores de decisiones clave para que se involucren con la sociedad civil, éstos como interlocutores y socios legítimos y necesarios, para lograr la gobernanza de la tierra centrada en las personas

En este trienio, hemos celebrado el quinto aniversario de las Directrices Voluntarias sobre la Gobernanza Responsable de la Tenencia de Tierras (las VGGT, por sus siglas en inglés). Su aplicación, a nivel nacional, con la contribución de miembros de ILC demuestra su importancia continuada como instrumento para guiar la reforma en la tenencia de la tierra. En los últimos tres años, las plataformas por medio de las cuales los miembros se conectan y realizan acciones conjuntas han tenido una influencia poderosa en la gobernanza de la tierra en muchos países:

  • 103 procesos de cambio distintos en 33 países han involucrado plataformas lideradas por miembros como socios, reconocidos por gobiernos, municipalidades, or actores del sector privado;

  • 16 políticas y leyes en 11 países se han cambiado para mejorar;

  • 44 prácticas en 22 países han mejorado su implementación de políticas o leyes por agencias gubernamentales y compañías privadas.

Básicamente, los miembros buscan conseguir, allí donde sea necesario, cambios en los niveles nacional y local. Un camino importante para esto es la incidencia dirigida a marcos regionales y globales que los miembros puedan utilizar para ejercer presión sobre sus gobiernos. La campaña Derechos a la Tierra Ya ha unido a más de 800 organizaciones de más de 100 países tras el objetivo de doblar la cantidad de tierra reconocida como de propiedad y control de Pueblos Indígenas y comunidades locales. La campaña ha apoyado directamente, uno a uno, los esfuerzos de más de 100 organizaciones, siendo la victoria más reciente la Ley de Derechos a la Tierra de Liberia, aprobada por el Senado en septiembre de 2018.

Hay muchos más ejemplos en este informe. La adopción de la Década de la Agricultura Familiar de las Naciones Unidas (2019–2028) por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 2017 resultó de una campaña liderada por el miembro de ILC Foro Rural Mundial, junto con FIDA y FAO, a la que miembros de nuestra red contribuyeron desde el nivel nacional al global. La Carta de Demandas de la Iniciativa Kilimanjaro sobre los derechos a la tierra de las mujeres en África fue aprobada por la Unión Africana. Plataformas lideradas por miembros edificaron colaboraciones, para proteger a las personas Defensoras de la Tierra y el Medioambiente, con instituciones regionales de derechos humanos, incluyendo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) en Asia. En general, los miembros tienen un alto nivel de confianza en la capacidad transformadora de ILC. En la encuesta independiente 2018 de la membresía sobre desempeño ILC alcanzó una calificación, por parte de los miembros, más alta de la media sobre su confianza en la capacidad de la Coalición para lograr su objetivo, teniendo como punto de referencia seis destacadas redes mundiales de acción.


¿Cómo Necesita Adaptarse ILC? Cinco Cambios para 2019–2021

ILC se ha alejado del enfoque basado en proyectos de corto plazo para apoyar la capacidad transformadora de los miembros en su trabajo conjunto. Las plataformas regionales (con la excepción de la más nueva) han diseñado estrategias para guiar y priorizar su trabajo. Las 63 IBC lideradas por miembros y plataformas ENI están construidas sobre una estrategia conjunta con una visión a medio y largo plazo. Este enfoque ofrece a ILC agilidad para ser pertinente en el contexto en el que trabajamos y para subsanar las necesidades de nuestros miembros.

Aun así, en los últimos tres años nos hemos enfrentado a cinco desafíos específicos a los que tenemos que adaptarnos en 2019–2021 con el objetivo de alcanzar mayor eficacia.

  1. Trabajar en contextos políticos adversos: Las plataformas de miembros tienen como objetivo establecer canales para el diálogo e influir en los gobiernos para lograr una gobernanza de la tierra centrada en las personas, lo cual puede hacerlos vulnerables a los procesos políticos. Las crisis políticas en Perú y Honduras y la violencia e impunidad en Nicaragua y Guatemala son ejemplos de un espacio civil cerrándose, lo que socaba el trabajo conseguido de las plataformas ENI. El cambio no es linear e ILC se concentrará en ofrecer, a las plataformas lideradas por miembros, un financiamiento central flexible que ayude a construir coaliciones nacionales resilientes con diversidad de actores. Cada vez más, los procesos ENI están también abogando por el cambio en niveles de gobierno subnacional, ya que las oportunidades de cambio pueden ser mayores en contextos nacionales complicados. 

  2. Superar la fragilidad de algunas organizaciones miembro: la tendencia positiva de los  miembros en el desempeño de un mayor rol de liderazgo en el trabajo de ILC también presenta un riesgo. La reputación de ILC se comparte con las plataformas lideradas por miembros que apoya la Coalición. Muchos miembros de ILC son pequeñas organizaciones, a menudo dependientes de una sola persona líder y que carecen de sistemas financieros o de gobernanza sólidos. El desafío es proteger la integridad de la Coalición, mientras se ofrecen oportunidades de participación a todos los miembros. En respuesta, ILC ha iniciado un programa de liderazgo y ofrece desarrollo de capacidades para la gobernanza y la administración financiera. Para los miembros que reciben grandes subvenciones, la Secretaría también apoya en la realización de una auditoría de procedimientos de gestión financiera y en la implementación de sus recomendaciones.

  3. Dar mayor voz a las organizaciones basadas en circunscripción: La aceptación de más  membresía ha aumentado la proporción de miembros directamente representando a personas usuarias de la tierra: pequeños agricultores, Pueblos Indígenas y mujeres. Sin embargo, a pesar de estar en el centro de la misión de ILC, estas organizaciones no están todavía en el centro de la toma de decisiones de la Coalición. ILC enfrenta este reto con el apoyo a IBCs, regionales y globales, lideradas por organizaciones basadas en circunscripción, aumentando su visibilidad y su voz en la red. Otras oportunidades de fortalecimiento organizacional, como el Constructor de Red, también se concentran en miembros basados en circunscripción, pero tenemos que aumentar nuestros esfuerzos durante 2019–2021.

  4. Completa participación de miembros multilaterales en el trabajo de ILC: Hemos progresado mucho en la identificación y facilitación de organizaciones multilaterales en ENI, más notablemente FAO, FIDA, y GLTN, así como en centros CGIAR en IBCs. En estos casos, el valor de las colaboraciones está claro para los miembros multilaterales y de la sociedad civil. Sin embargo, como resaltó la Revisión Intermedia, “la diversidad de actores colaboradores de ILC tiene mucho más que ofrecer que la contribución actual”, lo que es un vacío en desacuerdo con la propia lógica de la singular membresía de ILC. La facilitación es clave para conseguir colaboraciones exitosas y esto se enfatizará en el próximo trienio, incluyendo trabajo para la elaboración de un portfolio similar de colaboraciones, a nivel país, con otras OIG.

  5. Hacer que la justicia de género sea realidad en el trabajo de ILC: A pesar de que la justicia de género es un valor central de siempre, ILC no ha realizado un buen progreso en el apoyo de su logro en la red. Por ejemplo, la Carta de Justicia de Género de África, adoptada en 2014, no se ha traducido en ninguna acción. La Auditoría de Género y el plan de acción resultante son primeros pasos hacia la superación de la apatía y para asegurar que se dedica atención a la justicia de género en todas las áreas de trabajo de ILC.

Agradecemos a todos los miembros de ILC por sus excepcionales logros  en 2016–2018, animando a todos a aprender de las lecciones de nuestras experiencias compartidas, y a anhelar con ilusión el desarrollo completo de nuestra fuerza única como red para el próximo trienio.