ENI del Togo

Togo NES main photo.jpg
 

En el Togo, la creación de la ENI sirvió para cambiar drásticamente el panorama de los derechos a la tierra; una realidad en la que casi no se reconocían tales derechos y había poca colaboración con los ministerios gubernamentales.

Frédéric Komla Djinadja, Director Ejecutivo de Auto Promotion Rurale pour un Développement Humain Durable (ADHD), organización miembro de la ILC, y facilitador de la ENI, explicó cómo nació la estrategia para el Togo: "La ENI se creó cuando el gobierno reconoció la necesidad de implementar un Código de la tierra, cuyo objetivo era ayudar a resolver los desafíos diarios que enfrenta el pueblo togolés. Entre los principales problemas estaban la venta doble de tierras, la adquisición de reservas administrativas, el doble registro de propiedades y la venta masiva de tierras rurales. Esto coincidió con la convocatoria de propuestas lanzada por la ILC. En 2012, ADHD era el único miembro de la ILC en el país, y aprovechó la oportunidad que le brindó la Coalición para presentar una nota conceptual para la implementación de una ENI."

Al igual que en otros países, la existencia de la plataforma ha servido para mejorar en gran medida la relación de trabajo entre el gobierno y la sociedad civil. Como explicó Djinadja: "Antes de la implementación de la ENI, no existía nada parecido a una plataforma de múltiples partes interesadas en el país. Las plataformas que había eran temáticas o locales. La ENI nos permitió reunir a diferentes actores que trabajan en el ámbito de los derechos a la tierra. Por primera vez, las OSC comparten y trabajan con varios ministerios del gobierno para lograr una causa común: la gobernanza de la tierra centrada en las personas. Estas reuniones de múltiples partes interesadas han fortalecido la confianza mutua entre los diferentes actores, y la sociedad civil ha sido la que más se ha beneficiado de esta situación. La confianza del gobierno en la sociedad civil queda reflejada en el apoyo que brindan varios servicios técnicos a la plataforma ENI, como recursos clave."

Rose Adjati, del Ministerio de Planificación Urbana (Ministère de l'Urbanisme), uno de los ministerios del gobierno que participa en la ENI, explicó la importancia de esta mejora en la relación entre el gobierno y la sociedad civil: "Con el compromiso de todas las partes interesadas que reúne la ENI, podemos asegurarnos de que no solo tenemos un muy bien Código de la tierra [que el 5 de junio de 2018 el Parlamento votó en ley] sino que también se aplique correctamente".

Según Kossigan Tobi del Ministerio de Agricultura, la participación del gobierno en la ENI ha permitido resolver una serie de cuestiones complicadas: "Gracias a la ENI, hemos sido capaces de presionar al Consejo de Ministros para que adopte el Código de la tierra. La ENI nos ha permitido tener una asociación entre gobierno y sociedad civil que resulta ventajosa para ambas partes, y entender las preocupaciones de la sociedad civil que luego remitimos al gobierno. Uno de los resultados fue que, gracias a las observaciones de la sociedad civil, hemos podido incluir las cuestiones de género en el Código de la tierra. La contribución de la sociedad civil ha sido muy importante en términos de derechos a la tierra para los jóvenes y las personas vulnerables".

La plataforma ENI del Togo cuenta ahora con siete ministerios. Gracias a sus actividades conjuntas, 2 175 mujeres han obtenido acceso a la tierra y se ha impartido capacitación a más de 20 coordinadores de género ministeriales sobre el uso de herramientas atentas a las cuestiones de género.

La ENI del Togo está vinculada a los compromisos 4 de la ILC.

Logros

La ENI del Togo ha reunido a partes interesadas con miras a influir en:

Prácticas

  • Gracias a la ENI, los líderes tradicionales y comunitarios son más sensibles a los problemas que enfrentan las mujeres en el acceso a la tierra y la propiedad de esta. Como resultado, se ha autorizado a 185 asociaciones de mujeres, en la parte central del país, para el uso de 300 hectáreas de tierra a fin de empoderarlas económicamente. 

Políticas

  • La ENI contribuyó a la finalización del nuevo Código de la tierra y se aseguró de que estuviera centrado en las personas. La plataforma presentó los 10 compromisos de la ILC al Comité de Redacción del Ministerio de Agricultura, y también formuló comentarios sobre el proyecto de ley.

  • Además, la plataforma ENI alentó al gobierno a organizar un foro nacional de tierras, que propuso recomendaciones para el proyecto de Código de la tierra. Algunas de sus recomendaciones se han tenido en cuenta y se reflejan en el documento aprobado por el Parlamento.

Gobernanza de la tierra centrada en las personas en el Código de la tierra del Togo

El proceso ENI en el Togo tuvo logró influir en una serie de artículos del nuevo Código de la tierra para reflejar los principios de la gobernanza de la tierra centrada en las personas.

Compromiso 3: Diversidad en los sistemas de tenencia

Los artículos 628 a 640 del Código de la tierra reconocen los sistemas la tenencia consuetudinaria. Se estipula que, a partir de una solicitud realizada por un ciudadano, y siempre que no haya objeción de otros propietarios, las tierras consuetudinarias pueden estar inscritas en un registro especial. El certificado de registro confiere a su titular los mismos derechos que los de un título de propiedad de la tierra en caso de desalojo o una reclamación de indemnización.

Compromiso 4: Igualdad en los derechos a la tierra para las mujeres

El artículo 628 especifica que el derecho consuetudinario a la tierra puede ser reconocido siempre que se respete la igualdad de acceso entre hombres y mujeres. El artículo 577 otorga a las mujeres igualdad de acceso a los recursos naturales y, en particular, a las tierras agrícolas. Merece la pena destacar dicho énfasis en un país con fuertes tradiciones patriarcales.

Compromiso 9: Medidas eficaces contra el acaparamiento de tierras

El artículo 649 establece cómo deben adoptarse las decisiones sobre adquisiciones en gran escala de zonas rurales y tierras consuetudinarias. Para áreas de entre 10 y 20 hectáreas, la autorización se concede a nivel local por medio del alcalde, de 20 a 100 hectáreas es responsabilidad de la Agencia Nacional de Tierras, de 100 a 500 hectáreas, interviene el Ministerio de Tierras y, por encima de 500 hectáreas, el Consejo de Ministros.

Los artículos 333 a 337 y 359 a 389 protegen a los ciudadanos frente a los desalojos forzosos por parte del Estado. No pueden llevarse a cabo desalojos sin previa consulta y consentimiento por parte de los propietarios de las tierras, que tienen derecho a recibir una compensación justa, incluso para las tierras sujetas a régimen consuetudinario. En el caso de que la compensación sea impugnada por los beneficiarios, solo los tribunales pueden decidir sobre los importes a pagar y pueden ordenar que los desalojos sigan adelante.

Recursos