Promover la gobernanza centrada en las personas a través de plataformas de múltiples partes interesadas: Estrategias Nacionales de Involucramiento

Las Estrategias Nacionales de Involucramiento (ENI) se implementan a través de plataformas de múltiples partes interesadas con el objetivo de promover la gobernanza de la tierra centrada en las personas a nivel nacional. En los países donde se han formulado ENI, se están creando oportunidades para que los miembros de la ILC colaboren mejor con los gobiernos y otras partes interesadas sobre cuestiones importantes relacionadas con la tenencia de la tierra.

En las cuatro regiones, las ENI aprovechan el valor agregado específico de una red global: espacio, conexiones, ideas y vínculos entre los niveles nacional y global, al tiempo su estructura permite que las partes interesadas puedan elegir en qué prioridades centrarse en un momento dado. En cada una de las regiones, las ENI se están convirtiendo en mecanismos clave para lograr la misión y visión de la ILC.

Las ENI han cambiado la forma que tiene la ILC de trabajar y apoyar a los miembros a nivel de país. Permiten que los miembros de la ILC se reúnan para trabajar en coaliciones nacionales. Aunque cada ENI difiere en sus objetivos específicos, el tamaño de su membresía y el alcance de su compromiso, todas desempeñan un papel importante en la promoción del objetivo de la red de la ILC, a saber: la gobernanza de la tierra centrada en las personas.

Los procesos ENI y sus plataformas están dirigidos por organizaciones nacionales que incluyen tanto a miembros como no miembros de la ILC. A través de estas plataformas, los actores que se ocupan de cuestiones relacionadas con la tierra como movimientos de base, organizaciones de la sociedad civil (OSC), organizaciones intergubernamentales (OIG), centros de investigación y gobierno se reúnen para formular estrategias y planes de acción nacionales y plurianuales con la finalidad de abordar las prioridades del país relacionadas con la tierra. Las ENI son un espacio para que los gobiernos tomen contacto, escuchen e interactúen con la sociedad civil, complementen su pericia y compartan conocimientos con miras a mejorar el estado de la gobernanza de la tierra de su país.

Tanto a nivel nacional como internacional, las ENI han aportado mayor visibilidad y credibilidad a los actores de la tierra, independientemente del tamaño de su organización. A través de las plataformas ENI, ahora, incluso la organización más pequeña de agricultores puede colaborar directamente con otros actores de la tierra, representantes gubernamentales y organizaciones internacionales, y en ella se percibe la fuerza de la red global de la ILC. Las ENI también proporcionan a los gobiernos un espacio para consultar y escuchar a una diversidad de voces y ampliar sus conocimientos sobre los problemas de la tierra que existen en su país. Dichos espacios fomentan la participación de los ciudadanos en la gobernanza de la tierra, lo que ayuda a superar los cuellos de botella nacionales y locales de gobernanza de la tierra y a identificar soluciones de manera conjunta.

El Examen a mitad de período de la ILC de 2016-2018 concluyó que, en los tres años, las plataformas de múltiples partes interesadas habían creado varias vías para el progreso hacia la gobernanza de la tierra centrada en las personas.

El enfoque ENI está bien avanzado, funciona adecuadamente, es relevante y eficaz.
— Examen a mitad de período de la ILC

Actualmente, hay 29 países con plataformas ENI, frente a los 19 que existían al comienzo del período de tres años. Estos países se encuentran en África (Malawi, Tanzanía, Kenya, Madagascar, República Democrática del Congo, Togo, Camerún, Sudáfrica, Uganda, Senegal); Asia (Bangladesh, Camboya, Kirguistán, India, Indonesia, Nepal, Filipinas, Mongolia); Europa, Cercano Oriente y África del Norte (Albania, Moldavia, Jordania, Kósovo); y América Latina y el Caribe (Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, Nicaragua, Perú).

Brindar apoyo a las plataformas de múltiples partes interesadas en la gobernanza de la tierra y las instituciones que se ocupan de cuestiones relacionadas con la tierra está en el centro del trabajo de la ILC que funciona como una red de miembros. Además, existen otras instituciones que están promoviendo enfoques similares en la aplicación de las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional (VGGT).

Las ENI han sido un medio para fomentar la participación de los miembros de la ILC que trabajan a nivel mundial, como Transparency International, el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IISD), Deutsche Welthungerhilfe (DWHH) y CARE. Estos se suman a asociaciones más establecidas de miembros nacionales con Oxfam, Trócaire, AGTER, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Las plataformas ENI en Sudáfrica y el Senegal están completamente integradas en los programas relacionados con la aplicación de las VGGT que la FAO apoya con los gobiernos de esos países. Son complementarias en el Perú, Filipinas y Guatemala, mientras que en Nepal, el Níger y Mongolia se están desarrollando formas de trabajar más estrechamente.

P2102920.JPG

En Tanzanía, el FIDA está apoyando financieramente la plataforma ENI a fin de diseñar y poner a prueba con el gobierno enfoques más centrados en las personas para garantizar los derechos a la tierra de las comunidades y enriquecer el diálogo sobre políticas. Con la Red mundial de instrumentos relacionados con la tierra (GLTN), ahora la ILC ofrece a las plataformas ENI herramientas adicionales como los conocidos Criterios de Evaluación de Género (GEC), el Modelo en la esfera de la tenencia social (STDM) y los Criterios para evaluar la capacidad de respuesta de herramientas, políticas y proyectos relacionados con la tierra a las necesidades de los jóvenes. DWHH y la ILC están intercambiando metodologías y sistemas para monitorear resultados y crear nuevas competencias a través de planes de estudio universitarios basados en sus experiencias comunes en África y América Latina y el Caribe; el Banco Mundial colabora a través de sus operaciones con las ENI en Albania y Moldavia; y por último Oxfam y Trócaire son socios activos en países como Nicaragua, Ecuador, Camboya, Uganda y Tanzanía.

La mayoría de las ENI están consolidando su composición más allá de la membresía de la ILC para convertirse en espacios permanentes de participación y consulta sobre cuestiones relacionadas con la gobernanza de la tierra. En muchos países se ha construido una confianza recíproca, se han creado vínculos entre las plataformas sobre tierra nacionales y locales, se han adoptado medidas de sostenibilidad financiera y los actores ya están listos para emprender una nueva fase de iniciativas ambiciosas. Esta es la razón por la que en estos momentos la ILC está fortaleciendo las plataformas de múltiples partes interesadas al proporcionarles módulos de formación avanzada sobre buena gobernanza, sistemas financieros sostenibles, y planificación y monitoreo y evaluación (MyE).


National Engagement Strategies in Focus

DSC_0489.jpeg

ENI de Albania

La ENI de Albania se formuló en 2013 en respuesta a una serie de críticas y desafíos urgentes relacionados con la gobernanza de la tierra, causados principalmente por dificultades en la transición del comunismo.


Nepal2.jpg

ENI de Nepal

Land is the primary source of livelihood for many of Nepal’s rural households, with 66% of the population reporting in 2011 that agriculture was their main occupation.


Peru.jpg

ENI del Perú

La ENI del Perú ha contribuido a incrementar la comprensión sobre los problemas relacionados con la tierra que enfrentan los pueblos indígenas y ha mejorado la presentación de informes y el monitoreo de las instituciones públicas.


Togo+NES+main+photo.jpg

ENI del Togo

En el Togo, la creación de la ENI sirvió para cambiar drásticamente el panorama de los derechos a la tierra; una realidad en la que casi no se reconocían tales derechos y había poca colaboración con los ministerios gubernamentales.