6.locally managed ecosystems.png

Compromiso 6

Benin 2009 308.jpg
 

Ordenación Local de los Ecosistemas

Facilitar el papel de las y los usuarios locales de la tierra en la gestión territorial y de los ecosistemas, reconociendo que el desarrollo sostenible y el manejo de los ecosistemas se logran mejor a través de la toma de decisiones y la gestión participativas en el plano territorial, empoderando a las y los usuarios locales de la tierra y sus comunidades con la autoridad, los medios y los incentivos para llevar a cabo esta responsabilidad.

La Plataforma Semiáridos América Latina es una iniciativa multipaís creada para atender los problemas a los que se enfrentan las comunidades rurales e indígenas de las zonas semiáridas de Latinoamérica vinculados al acceso y la gestión de la tierra, el agua y otros recursos naturales.

“La semilla original de la iniciativa surgió en 2013 a partir de un intercambio de conocimientos entre organizaciones en Brasil y en la región del Chaco, durante el cual se reconocieron las semejanzas entre las dos áreas,” explicó Gabriel Seghezzo, de la Plataforma Semiáridos, miembro de FUNDAPAZ. “Empezamos a ver que la situación que ambos países compartían era similar no solo en cuanto al clima, sino que también tenían culturas y biodiversidad similares, problemas relacionados con el acceso al agua, y su población también estaba formada por pueblos marginados. Nos dimos cuenta de que, junto con estas cosas en común, también existían soluciones comunes a los problemas que compartíamos.”

En Asia, en 2017, se lanzó una Iniciativa Basada en Compromisos sobre la Ordenación Local de los Ecosistemas para reforzar una tenencia segura, así como las capacidades de las comunidades para organizar manera de efectiva los ecosistemas vulnerables desde un punto de vista ambiental mediante la documentación, la repetición y la defensa de programas y políticas sobre la tierra centrada en las personas. En la iniciativa de 2018, llevada a cabo por el Fondo de Desarrollo Rural (RDF) y la Fundación de Ciencia Xavier (XSF), se documentaron las diversas experiencias de los miembros en la región; sus resultados serán presentados en el Foro Mundial de la Tierra 2018.


Punto de mira sobre los Miembros de la ILC: La Iniciativa Semiáridos en Latinoamérica y el Caribe

La plataforma se centra en tres regiones principales: el Chaco Trinacional, que abarca zonas de Argentina, Bolivia y Paraguay; la región del nordeste de Brasil; y el Corredor Seco Centroamericano, que abarca Honduras, Guatemala, Nicaragua, y El Salvador. Hay otras regiones semiáridas más pequeñas como la existente en Venezuela, la cual también forma parte de la Plataforma Semiáridos.

Actualmente la plataforma cuenta con 26 miembros procedentes de 10 países, abarcando 160 millones de hectáreas de tierra y a los 53 millones de personas que viven allí. La Declaración de Compromisos, firmada por todos sus miembros, afirma que: “El desarrollo y la gestión territorial de la tierra debería respaldarse en: el diálogo intercultural; la construcción participativa de las políticas públicas; las potencialidades ambientales, económicas y sociales de la región y no en sus limitaciones; el acceso y uso equitativo de la tierra y el agua; la visibilización del papel y de la relación y articulación de los actores, tanto del Estado como las organizaciones de la sociedad civil (OSC) en particular los pueblos indígenas, los campesinos, las mujeres y los jóvenes. 

Seghezzo, además, explicó: “Las zonas semiáridas de Latinoamérica son el hogar de la mayor población de comunidades indígenas agrícolas presentes en la región, quienes también hacen frente a los mayores desafíos relacionados con el acceso al agua y con los niveles más altos de pobreza.” La Plataforma Semiáridos espera influir, mediante una movilización social, en los cambios en la política pública que deberían permitir el acceso, uso y ordenación de la tierra, territorios, agua, y otros recursos. Los objetivos que la plataforma quiere alcanzar para 2010 son los siguientes: los derechos de tenencia de los Pueblos Indígenas y las comunidades campesinas deberían ser reconocidos dentro del marco constitucional de cada país; y deberían tener suficiente agua de calidad para garantizar la producción, junto con una sostenibilidad social y ambiental, así como programas de producción sostenible con tecnologías adecuadas que cumplan con las condiciones requeridas para una ocupación efectiva de la tierra.   

Según Seghezzo: “Hay muchas organizaciones de sociedad civil que representan a las comunidades indígenas y de campesinos en las zonas semiáridas, y que cuentan con décadas de experiencia y conocimiento. Aquí existe un gran capital social que puede reunirse mediante la Plataforma Semiáridos para compartir conocimientos y prácticas que sean útiles para la acción política, tanto nacional como a un nivel regional.” Compartiendo los conocimientos, así como mediante el intercambio mutuo sobre el desarrollo de capacidades entre las organizaciones miembro, la Plataforma Semiáridos ha desarrollado y compartido un conjunto de las mejores prácticas y está construyendo un espacio para llevar a cabo una mesa redonda para el diálogo entre los estados y la sociedad civil, con el objetivo de ocuparse de los problemas a los que los habitantes de las zonas semiáridas se enfrentan.  

http://www.semiaridos.org/