5.Secure territorial rights for IPs.png

Compromiso 5

Photo: Michael Benanav

Photo: Michael Benanav

 

Derechos territoriales seguros para los pueblos indígenas

Respetar y proteger los derechos inherentes a la tierra y a los territorios de los pueblos indígenas, al tenor de los establecido en la Convención 169 de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (DNUDPI), incluyendo mediante el reconocimiento de que el respeto al conocimiento y a las culturas indígenas contribuye al desarrollo sostenible y equitativo y a la gestión adecuada del medio ambiente.

La Secretaría de la ILC ha estado utilizando a nivel global el Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas (UNFPII) y la Red de Terra Madre de, Slow Food, como oportunidades para avanzar en la colaboración hacia la aplicación de la DNUDPI. Todos los años, la ILC ha animado a los miembros a reunirse en eventos paralelos en el UNFPII, incluyendo eventos sobre los derechos a la tierra indígena y comunitaria (la Campaña Land Rights Now) y sobre las juventudes indígenas.

En 2016 la ILC, junto con la FAO y el FIDA, copresidió el Grupo de Apoyo Interagencial (IASG) del Foro Permanente de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas. La Reunión Anual tuvo lugar en Roma, con unos 40 representantes de diversas agencias de la ONU, dando una oportunidad para situar los derechos a la tierra indígena dentro de unos procesos de la ONU más amplios y para identificar una posible cooperación en los países ENI. Como resultado, se creó un grupo de trabajo para los diálogos de política nacional; además, algunos miembros de la ILC están actualmente coordinando el apoyo a los diálogos nacionales en Ecuador y Nepal para poner en práctica la DNUDPI, dichos miembros son: el FIDA, el Grupo de Trabajo Internacional para Asuntos Indígenas, CADPI y el FPP (Forest Peoples Programme).

La República Democrática del Congo es uno de los más de 20 procesos ENI apoyados por la ILC. Diel Mochire Mwenge, el Director Provincial del PIDP (Programa Integrado para el Desarrollo del Pueblo Pigmeo) para Kivu del Norte explicó cómo, al adherirse a la ILC, dedicó tiempo a comprender el funcionamiento del proceso de Estrategias Nacionales de Involucramiento (ENI): "Ahora aprovechamos mejor las actividades a nivel nacional porque para influir en los gobiernos tenemos que trabajar de forma conjunta", afirmó.  "Cada uno de los miembros de la plataforma nacional tiene su propia esfera de especialización y puede abordar temas desde diferentes perspectivas, ya sean cuestiones relacionadas con las mujeres, los jóvenes o los pueblos indígenas.  Lo cual nos ayuda a juntar las piezas para tener una imagen completa."

Además de asegurar que los derechos a la tierra de los Pueblos Indígenas sean un tema a destacar en las discusiones a nivel nacional sobre la gobernanza de la tierra, la ILC ha apoyado las iniciativas temáticas/CBI (Iniciativas Basadas en Compromisos) en África, Asia y América Latina y el Caribe:

  • En Asia encontramos la iniciativa “Avanzando en el reconocimiento de los derechos a la tierra de los Pueblos Indígenas por medio de incidencia basada en hechos”, está coordinada por el AIPP (Asia Indigenous Peoples Pact) –con sede en Tailandia–, y cuenta con la participación de otros cuatro miembros procedentes de Camboya, Indonesia, Nepal y Filipinas. Su labor se ha centrado en desarrollar las capacidades de los miembros en cuanto a su cartografía participativa, monitoreo y documentación con el fin de supervisar las tierras de los Pueblos Indígenas en toda la región; de igual manera trabajan para apoyar su trabajo de campaña en Tailandia y Myanmar con el objetivo de aprobar las leyes que reconocen el derecho consuetudinario a la tierra. A nivel mundial, esta CBI ha apoyado al Grupo Principal de los Pueblos Indígenas para el Desarrollo Sostenible en su defensa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y ha contribuido a la campaña Land Rights Now.

  • En África existe la iniciativa “Plan de Acción de la ILC para los Derechos a la Tierra de los Pueblos Indígenas en África”, está coordinado por la OPDP (Ogiek Peoples Development Program) y cuenta con la participación de ocho miembros en Kenia, Burundi, Tanzania, Camerún, Sudáfrica, República Democrática del Congo y Sudán del Sur, junto con una red que se extiende por 12 países. Su trabajo consiste en llevar a cabo un movimiento solidario de Pueblos Indígenas por toda la región y desarrollar sus capacidades de organización con el objetivo de defender los derechos a nivel regional y nacional, y para ejercer influencia sobre los responsables de formular las políticas. Esta CBI también muestra las mejores prácticas y las lecciones aprendidas. En 2017, más de 50 representantes de Pueblos Indígenas de África participaron en un intercambio de aprendizaje sobre el Acceso a la Distribución de Beneficios. 

  • En América Latina y el Caribe se halla la iniciativa “Los Derechos a la Tierra y al Territorios de los Pueblos Indígenas y Afrodescendientes”, están coordinados por el CADPI (Centro para la Autonomía y Desarrollo de los Pueblos Indígenas) y cuenta con la participación de 20 miembros procedentes de 7 países. Se ocupa de documentar las violaciones de los derechos a los recursos naturales, territoriales y a la tierra; asimismo promueve salvaguardias jurídicas y defiende los derechos a nivel regional y nacional. Durante su primer año, se organizó un taller regional sobre cartografía participativa en 3D y dos cursos regionales para el desarrollo de la capacidad sobre la tenencia y gobernanza de la tierra, así como sobre la ejecución y el uso de las Directrices voluntarias sobre la gobernanza de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional.

Recursos


Punto de mira sobre los Miembros de la ILC: Ogiek Peoples’ Development Program (OPDP) – Programa para el Desarrollo del Pueblo Ogiek

Photo: www.ogiekpeoples.org

Photo: www.ogiekpeoples.org

Una vez agotados todos los mecanismos de reparación locales en su lucha por sus derechos a la tierra, religión y cultura, la comunidad Ogiek presentó una demanda de derecho a la tierra en contra del gobierno keniata ante la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos en 2017. Dicha demanda atrajo la atención de la comunidad internacional y contribuyó a que el Gobierno se mantuviese en un nivel más elevado de rendición de cuentas. Permitió a los Ogiek abordar las violaciones de sus derechos a la dignidad humana, el culto, la educación, la propiedad y la asociación, entre otros.  

Durante el proceso, el OPDP documentó los estatutos, mapas y protocolos de la comunidad para la ordenación de las tierras comunales, y utilizó esta información para involucrar al Gobierno en la asignación jurídica de propiedad de la tierra. La Corte Africana falló a favor de la comunidad Ogiek, reconociéndoles como una comunidad indígena y restaurando sus derechos a la tierra. La comunidad, formada por 45000 personas, ha designado el día 26 de mayo como el Día de Celebración del Pueblo Ogiek con el objetivo de conmemorar la histórica sentencia.

Un elemento fundamental para el éxito del proceso fue la integridad que mostraron los abogados al mantener su postura firme en contra de la intimidación y las tentaciones de corrupción que sufrieron. Algunos testigos y miembros de OPDP recibieron amenazas de personas desconocidas, pero la seguridad provista por parte de los defensores de los derechos humanos se encargó de ello, este acto creó un vínculo aún más fuerte entre el OPDP y la Coalición Nacional de Defensores de los Derechos Humanos.

A pesar de que el fallo del tribunal fue un gran logro para la comunidad Ogiek, aún queda trabajo por hacer. El 10 de noviembre de 2017, el gobierno keniata anunció formalmente la creación de una brigada de trabajo para que la sentencia fuera llevada a cabo. No obstante, fracasó en las consultas a la comunidad y, además, en la brigada de trabajo no hay ningún representante del pueblo Ogiek. Daniel Kobei, de la OPDP, declaró: “Este grave descuido pone en duda si la sentencia de la Corte Africana tendrá la aplicación debida. Los Ogiek ven la creación de la brigada de trabajo como un paso positivo, pero lógicamente están preocupados por el hecho de que sus puntos de vista puedan quedar excluidos de este importante proceso.”

Para saber más: https://www.ogiek.org/